En la actualidad, sobre todo en la época en la que estamos, es muy habitual escuchar hablar sobre el drenaje linfático en Oviedo. Parece que es un tratamiento que siempre ha estado presente en nuestras vidas, pero no es así; como todo, tiene sus orígenes.

Como especialistas en drenaje linfático en Oviedo nos encantaría poder informarte sobre toda la historia que hay detrás de este proceso, pero los datos que conocemos no son muy extensos. Aun así, vamos a intentar resumirte cuáles fueron los orígenes probados de este tratamiento.

La primera práctica del drenaje linfático tuvo lugar de manera manual, dirigida por los doctores daneses, Emil Vodder y Estrid Vodder. Esto sucedió en la década de 1930, en la que se usó para el tratamiento de la sinusitis crónica, además de ser usado para otros trastornos inmunes.

Estos doctores, mientras estaban trabajando en la Riviera francesa atendiendo a pacientes con resfriados graves, descubrieron que estos presentaban síntomas de ganglios linfáticos inflamados. Esto no era muy comprendido por aquella época, ya que el sistema linfático no era muy conocido por la población en general.

Esto no desanimó a los doctores, sino todo lo contrario, ya que a partir del año 1932 empezaron a estudiar este sistema, y desarrollaron una técnica basada en movimientos ligeros y rítmicos mediante las manos, los cuales se encargaban del movimiento linfático.

Ya en el año 1936, llevaron esta técnica a la capital de Francia, regresando poco después de la Segunda Guerra Mundial a Copenhague, donde enseñaron a otros especialistas a usar este tipo de terapia.

Esto es todo lo que conocemos de lo más remoto del drenaje linfático, pero si quieres saber más o ponerte en manos de los mejores profesionales, no dudes en confiar en nuestros servicios de Astur Sanas Centro de Estética Especializada. ¡Visítanos ya!